Tony López

Escultor Cubano

Escultor Cubano

El escultor cubano Tony López, quien desarrolló una carrera de más de 70 años entre Cuba y Miami, falleció ayer en horas de la mañana a consecuencia de un paro respiratorio. López, que iba a cumplir 93 años el 6 de septiembre, se encontraba en un centro de recuperación en el suroeste de Miami, donde era tratado por complicaciones renales.

Conocido por su incansable vitalidad y amor al trabajo, el escultor tenía abiertas las puertas de su estudio de la calle 36 del noroeste para todo el que quisiera observarlo trabajar y a la vez les ofrecía a sus invitados la posibilidad de conversar sobre el arte y la historia de Cuba, de los que había sido testigo excepcional por su participación en la vida cultural y pública del país durante los años republicanos.

“Tony era una persona maravillosa, un amigo que nunca dejaba de llamarte y que siempre buscaba hacernos reír”, recordó el coleccionista de arte Gustavo Orta, quien organizó y curó la exposición por los 90 años del escultor, celebrada en la galería del campus Oeste del Miami Dade College en Doral.

“Su estudio en La Habana, en Galiano y Trocadero, y el de Miami, siempre fueron lugar de constante reunión”, contó Orta, añadiendo que en ambos siempre fueron bien recibidos los alumnos.

“Creo que nací con una pelota de barro en la mano”, recordó López en entrevista con El Nuevo Herald en septiembre del 2008, con motivo de la exposición en homenaje por los 90 años. López comenzó su entrenamiento en el taller de su padre, un escultor español -que hizo el Cristo del pórtico de la Iglesia de Reina en La Habana-, quien a su vez era profesor de la Escuela Técnica de Rancho Boyeros, en la periferia de la capital, donde López continuó su instrucción como escultor.

En 1939, López ganó su primer premio importante, la medalla del círculo de Bellas Artes, con un busto de un sindicalista. En las dos décadas siguientes fue conocido por trabajar “la escultura caricatura”, en la que esculpía imágenes de figuras de la vida pública y política que después eran publicadas en la revista Bohemia. De éstas la más polémica fue la del presidente Ramón Grau San Martín caracterizado como un diablo.

De esa época data también la escultura del líder revolucionario Julio Antonio Mella, que se encuentra en la calle San Lázaro, frente a la escalinata de la Universidad de La Habana.

“En Cuba se está haciendo un libro dedicado solamente a su faceta como realizador de caricaturas en escultura”, informó su hijo Marcos Antonio López.

Perseguido por el gobierno de Fulgencio Batista por sus ideas políticas, López se exilió en Miami en 1958. En esta ciudad dejó su huella en una efigie de Antonio Maceo y varios monumentos en la Pequeña Habana, hizo tambien las maquetas originales del Monumento al Holocausto en Miami Beach, y una escultura del luchador anticastrista Jorge Mas Canosa para un parque de Miami Beach.

Son muy populares las figuras de gallos que hizo para algunos puntos de la Calle Ocho, inspiradas en Pepe, el gallo que tenía como animal de compañía y que dejaba caminar libremente por su estudio.

Su cubanía la reflejó en numerosos esculturas de próceres como la de José Martí ubicada en Nueva Orleans. También en las estatuillas del Caballero de París, a las que le daba un toque humorístico. “Siempre llevaba libros en la mano, y si le dabas algo, te entregaba una flor o una pluma”, recordó López del famoso personaje habanero, con motivo de una exposición conjunta con su amigo, el pintor Angel Martí, celebrada en la galería de la Escuela de Belén en Miami.

Como legado deja López además una escultura de la Sirenita a la entrada de Marco Island y un busto de Simón Bolívar ubicado frente a la Biblioteca de Miami Beach, en la Florida; una del Papa Juan Pablo II, en Angola, y otra del científico cubano Carlos J. Finlay, en el Jefferson Medical College de Filadelfia.

“Tony trasmitía optimismo y le gustaba decir que ‘su mejor obra no la había hecho aún’ ”, recordó Orta.

“Fue un gran dibujante, hasta sus últimos días seguía dibujando y, ya en el hospital, pidió un tablero y plastilina para hacer un modelo de una manzana, uno de sus temas favoritos”, precisó su hijo Marcos Antonio.

Al escultor lo sobreviven en Miami, además de Marcos Antonio, su hijo Joaquín, y en Cuba, su hija Leda. Los servicios funerarios se celebrarán el miércoles de 6 a 12 p.m. en la Funeraria Maspons, en la calle Ocho y la avenida 34 del suroeste.

fuente: El nuevo Herald.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: