Archivo para enero, 2012

Viriato Sención

Su novela “Los que falsificaron la firma de Dios” fue un acontecimiento de tipo político El escritor dominicano Viriato Sención falleció anoche a las 9:00, en la ciudad de Filadelfia, Pensilvania, Estados Unidos, a la edad de 71 años.

Su prima hermana Gladys Sención confirmó la muerte del escritor e informó, además, que su cadáver no será traído al país sino que  será sepultado en la mencionada ciudad estadounidense.

Dijo además que  no se ha precisado el día y la hora en que será sepultado el cadáver del novelista.

Explicó que el literato padecía de diabetes aguda, por lo que era dializado entre tres y cuatro veces por semana.

Sención nació en San José de Ocoa en 1941, cursó la educación primaria en su pueblo natal y la secundaria en el seminario Santo Tomás de Aquino, en Santo Domingo.

Estudió Ciencias Políticas  en el Instituto de Educación de Coronado, en Costa Rica y Literatura en The City University of New York (Lehman College).

En 1980 obtuvo el primer premio de poesía del Desfile de la Hispanidad, celebrado en New York.

Varios de sus cuentos han sido publicados en la revista Punto 7 y en la antología Historias de Washington Heights y otros rincones del mundo.

En 1993 su primera novela, “Los que falsificaron la firma de Dios”, fue favorecida por el jurado de la Secretaría de Estado de Educación de República Dominicana con el Premio Nacional de Novela, pero luego el premio le fue negado.

Al ser cuestionada la secretaria de Estado de Educación de turno, Jacqueline Malagón, sobre la decisión del jurado y sobre si el premio le sería otorgado a Sención, dijo “lo consultaré con mi almohada” y efectivamente el premio no se le entregó.

El libro estremeció  el ambiente  político  dominicano y se dice que provocó la ira del entonces presidente Joaquín Balaguer, que se vio retratado en el personaje  Mario Ramos.

El éxito de la novela colocó a  Sención  en la cima de la literatura dominicana, lo que le granjeó el aplauso de críticos, amigos por todas partes, algunas personas adinerados y políticos influyentes le rindieron pleitesía y se convirtió de la noche a la mañana en un hombre de letras  muy conocido.

Además, Sención publicó artículos en varios periódicos y revistas nacionales y fue columnista del periódico La Nación, de New York. Fue también presidente de la Comisión Nacional de Efemérides Patrias durante el gobierno del presidente Hipólito Mejía.

Otras obras suyas son las novelas “Los ojos de la montaña”, “Adrianita, qué oscura la noche” y “El pacto de los rencores”. También dejó publicado un libro de relatos: “La enana Celania y otros cuentos”.

Dedicó los últimos momentos de su vida a leer.

 

Fuente: ElNacional.com.do

Wikipedia

Anuncios

Alexis Weissenberg

Considerado uno de los mejores pianistas del siglo XX

GINEBRA (AP) — El pianista Alexis Weissenberg, nacido en Bulgaria y cuya pasión por la música a los tres años salvó a su madre y a él en un campo de concentración y le llevó al pináculo de la fama en el siglo XX con directores del calibre de Herbert von Karajan y Leonard Bernstein, falleció a los 82 años.

El Ministerio de Cultura búlgaro confirmó el lunes el fallecimiento de Weissenberg, quien aunque nació en Sofía, vivió la mayor parte de su vida en el extranjero, incluyendo Argentina.

Fue considerado uno de los mejores pianistas del siglo XX, impartió cursos magistrales de piano en todo el mundo, especialmente en la localidad suiza de Engelberg, de donde salió toda una generación de maestros, inclusive Kirill Gerstein, Simon Mulligan, Mehmet Okonsar, Nazzareno Carusi, Andrey Ponochevny, Loris Karpell y Roberto Carnevale.

Nacido en una familia judía de Sofía, Weissenberg comenzó sus lecciones de piano a los tres años de manos de Pancho Vladigerov y a los ocho años dio su primer concierto público.

Tras huir en 1945 de los comunistas a lo que era entonces Palestina bajo el mandato británico, estudió con Leo Kestenberg y en 1946 acudió a la Escuela de Música Juilliard, en Nueva York, para aprender de Olga Samaroff, Artur Schnabel y Wanda Landowska.

En 1947 hizo su debut neoyorquino con la Orquesta Sinfónica de Filadelfia bajo la dirección de George Szell. Entre 1957 y 1966 cesó los conciertos para dedicarse al estudio y la enseñanza.

Von Karajan lo consideró “uno de los mejores pianistas de nuestro tiempo”.

En una carta de pésame colgada en internet, el ministro de Cultura búlgaro, Vezhdi Rashidov, consideró a Weissenberg “uno de los mejores artista del siglo XX, virtuoso del piano y maestros de fama mundial de origen búlgaro”.

La Radio Nacional búlgara dijo que Weissenberg sufrió una larga enfermedad y falleció el domingo en la localidad suiza de Lugano, donde se había afincado su familia.

fuente: Univision

Wikipedia

A %d blogueros les gusta esto: