Archivo para febrero, 2012

Enrique Sierra, guitarra de Radio Futura

Enrique Sierra, guitarra de Radio Futura

El que fuera guitarra de Radio Futura, Enrique Sierra, falleció ayer en Madrid, con 55 años. Fue de los miembros fundadores del grupo en 1979, en los albores de ‘la movida’, junto a los hermanos Auserón: Santiago (voz) y Luis (bajo); Herminio Molero (teclados), y Javier Pérez Grueso (percusión).

Conocido en el mundo artístico como ‘Kike’, en la actualidad gestionaba los estudios Diana de Madrid junto a su pareja Pilar Román.
Antes de entrar en Radio Futura había sido fundador con Olvido Alaska, Carlos Berlanga, Nacho Canut y Fernando Márquez ‘El Zurdo’ del grupo Kaka de Luxe. Radio Futura inició en España el movimiento conocido como ‘new wave’ o ‘nueva ola’. Su primer LP, titulado ‘Música moderna’, salió en 1980. Vendieron unos 20.000 discos. En él se incluían canciones de gran éxito como ‘Enamorado de la moda juvenil’ o ‘Divina’.
Diferencias de concepto y un duro enfrentamiento con la realidad de la industria discográfica de la época motivaron la reestructuración del grupo y Radio Futura queda entonces formado por Santiago Auserón (voz y guitarra), Luis Auserón (bajo), Enrique Sierra (guitarras) y Solrac (batería).
En 1981, Radio Futura editó un maxisingle titulado ‘Estatua del jardín botánico’ y en 1982, sacó su segundo LP, ‘La ley del desierto, la ley del mar’, que dio lugar a otro maxisingle, ‘Semilla negra’.
En 1984 salió el tercer LP del grupo, ‘De un país en llamas’, con influencia de los ritmos afrocubanos. Hasta 1987 no volvieron a editar otro nuevo álbum. Fue ‘La canción de Juan Perro’, que con 150.000 copias vendidas, fue disco platino en 1988.
En 1989, editaron ‘Escuela de calor’, disco doble grabado en directo y en 1990, ‘Veneno en la piel’. En 1992, Radio Futura sacó ‘Tierra para bailar’, álbum compuesto por versiones bailables de temas antiguos como ‘Escuela de calor’ o ‘Semilla negra’, y dos temas nuevos. Fue el último disco de Radio Futura, que se disolvió ese mismo año.
En 1997, Enrique Sierra y Luis Auserón deciden formar Klub junto a Pilar Román. Ofrecía una nueva visión del rock mezclado con la electrónica. Componían los tres y encontraron en las máquinas y los ordenadores la plena libertad.
Wikipedia

Gary Carter

Gary Cartes, ex beisbolista profesional

Gary Carter, el receptor cuyo sencillo con los Mets de Nueva York en la Serie Mundial de 1986 puso en marcha una de las remontadas más espectaculares en la historia de las Grandes Ligas, falleció el jueves. Tenía 57 años.

Carter fue diagnosticado con un tumor cerebral maligno en mayo pasado, apenas dos semanas después de haber cumplido su segunda temporada como coach en el equipo de la Universidad de Palm Beach Atlantic.

Miembro del Salón de la Fama del béisbol, Carter fue seleccionado 11 veces al Juego de Estrellas y en tres ocasiones obtuvo el Guante de Oro a la excelencia defensiva.

“Estoy muy triste de informarles que mi adorado padre se fue a acompañar a Jesús a las 4.10 de la tarde de hoy”, escribió la hija de Carter, Kimmy Bloemers, en la página de internet de la familia. “Esta ha sido la cosa más difícil que me ha tocado escribir en mi vida, pero quería que todos lo supieran”.

Su hit en la parte baja del décimo inning del sexto juego de la Serie Mundial de 1986 prendió la reacción con la que los Mets vencieron a los Medias Rojas de Boston y luego siguieran adelante hasta consagrarse campeones.

Con el sobrenombre “Kid” (El Muchacho), Carter tuvo una trayectoria de casi dos décadas con los Mets, Montreal, San Francisco y los Dodgers de Los Angeles.

“Su apodo … refleja cómo Gary vivió su vida”, dijeron los Mets, según un comunicado. “Hizo todo con entusiasmo y con ganas dentro y fuera del terreno. Su sonrisa era contagiosa … Fue un Salón de la Fama en todo lo que hizo”.

Fue el primer jugador en ingresar al Salón de la Fama con el gorro de los Expos en su placa. También fue el líder de los Expos la única vez que el club de Montreal se clasificó a una postemporada.

Carter fue un jugador cuya popularidad no se debió únicamente a su talento como receptor y con el bate. Su carismática personalidad, siempre sonriente, tuvo mucho que ver.

Se ganó su apodo cuando se presentó desbordante en entusiasmo para sus primeros entrenamientos de pretemporada, y lo mantuvo a lo largo de su carrera.

“Un exuberante general en el terreno con una sonrisa única que se hizo famoso por sus hits clave y una sólida defensa durante 19 temporadas”, reza su placa en Cooperstown.

La placa de bronce le muestra con su amplia sonrisa.

“Gary estaba alegre todos los días”, dijo una vez su compañero de los Mets Mookie Wilson.

Con su cabello enrizado rubio que se salía de su casco y una rígida manera de pararse al momento de batear, Carter no tardó en hacerse conocer.

Y respondió en el que fue el momento cumbre de su carrera. Los Mets estaban casi eliminados en la Serie Mundial de 1986, cuando Carter fue a batear con dos outs. No había nadie en base y Nueva York perdía 5-3 ante Boston en la parte baja del décimo inning en el sexto juego.

Carter recordó que al salir a batear se dijo a sí mismo: “’no puedo ser el último out de la Serie Mundial”.

Fiel a su palabra, conectó un sencillo al jardín izquierdo contra el relevista Calvin Schiraldi. Kevin Mitchell siguió con un sencillo y Carter anotó desde segunda base con otro sencillo de Ray Knight.

Al cruzar el plato, aplaudiendo, Carter señaló hacia Wilson, quien estaba en el círculo de espera, y volvió a aplaudir.

Poco después, el error de Bill Buckner permitió que Knight anotara para una increíble victoria por 6-5. Carter, con todo su equipamiento de catcher, salió corriendo desde la caseta para sumarse a la celebración en el plato.

Algo que quedó en segundo plano por la remontada es que Carter había empatado el juego con un elevado de sacrificio en el octavo, lo cual permitió irse a extra innings.

En el séptimo partido, Carter produjo la carrera que empató la pizarra en la sexta entrada y los Mets alcanzaron su más reciente consagración.

Además, en ese clásico, Carter pegó dos jonrones sobre el Monstruo Verde en el Fenway Park en el cuarto juego y totalizó nueve remolcadas. Desde entonces, el único jugador que ha conseguido más fue Sandy Alomar Jr. con diez para Cleveland en 1997.

Carter se retiró con promedio de .262, así como 324 jonrones y 1.225 impulsadas. También fijó el récords de outs por parte de un receptor, una muestra de su durabilidad pese a que debió someterse a nueve cirugías en la rodilla.

“Llevado por su excepcional entusiasmo, Gary Carter se convirtió en uno de los mejores receptores de la historia”, dijo el comisionado de las mayores Bud Selig. “Como todos los aficionados del béisbol, siempre recordaré su papel como líder de los Mets de 1986 y su protagonismo en una de una de las Series Mundiales más fabulosas en la historia”.

Fue galardonado dos veces como el jugador más valioso en el Juego de Estrellas.

Lo hizo en 1981 al conectar dos jonrones en el primer juego tras una huelga de peloteros que duró dos meses. Es el único jugador en la historia que ha conectado dos jonrones en un Juego de Estrellas y en un partido de la Serie Mundial.

Además, estableció el récord de juegos detrás del plato en la Liga Nacional, aunque se desempeñó como jardinero derecho con Montreal. Su primer Juego de Estrellas se dio ese año, en 1975, como reemplazo defensivo en el bosque izquierdo por Pete Rose.

Carter también fue reconocido por sus contribuciones fuera del terreno de juego, al recibir el premio Roberto Clemente.

Un ídolo total en Montreal, Carter regresó con los Expos en 1992 para cumplir su última temporada. Su último swing fue para el recuerdo: un doble remolcador en el séptimo inning en el Estadio Olímpico, fue reemplazado por un corredor emergente y la afición le dio una sonora ovación en un juego que los Expos le ganaron 1-0 a los Cachorros.

Carter logró entrar al Salón de la Fama en 2003. Tuvo que esperar seis intentos. Bromeó al decir que quería que su gorro tuviese un lado con los Expos y en el otro a los Mets. Cooperstown toma la decisión sobre el logo.

Para regocijo de sus fanáticos canadienses, Carter habló en francés durante una parte de su discurso en la ceremonia de exaltación. Nacido en California, Carter tomó clases para aprender el idioma luego que los Expos le seleccionaron en el ‘draft’’’.

 

fuente: diario las americas

Wikipedia

Whitney Houston

Whitney Houston: la voz desnuda‎

FERNANDO MEXÍA/EFE La cantante y actriz Whitney Houston falleció aesta madrugada a los 48 años en Los Ángeles tras una vida en la que las drogas y un tumultuoso matrimonio terminaron por hundir su carrera, la más exitosa de una artista femenina en la historia de la música.

Houston fue una de las voces más populares de las décadas de los 80 y 90 y se consagró como estrella internacional gracias al tema “I Will Always Love You” que interpretó para la película “The Bodyguard” (1992), cinta que protagonizó junto con Kevin Costner y que supuso su debut cinematográfico.

Su muerte tuvo lugar en el hotel Beverly Hilton, en Beverly Hills, por causas que se investigan aunque parece descartado que haya sido víctima de algún acto delictivo, según una primera valoración de las autoridades.

Una persona del numeroso séquito de la cantante se percató de que Houston estaba inconsciente en la bañera de su suite antes de las 15.30 hora local (23.30 GMT), momento en el que se alertó a los servicios de emergencia.

A pesar de la rápida respuesta de los paramédicos, que trataron de reanimarla durante cerca de 20 minutos, Houston fue oficialmente declarada muerta poco antes de las 16.00 hora local (00.00 GMT).

Encontrada con la cabeza bajo el agua

Whitney Houston fue hallada por su peluquera con la cabeza sumergida bajo el agua en la bañera de su habitación y se especula con que pudiera haberse quedado dormida por los efectos de un calmante, según informó hoy la página web TMZ.

Según fuentes cercanas a la artista, Houston era consumidora habitual de Xanax, un medicamento que tomaba para controlar la ansiedad antes de acudir a fiestas como a la que tenía pensado asistir esa noche y el viernes había trasnochado y bebido mucho alcohol.

TMZ, medio especializado en la vida de los famosos que en 2009 anunció la muerte de Michael Jackson, supone que la combinación de Xanax y los efectos de una borrachera pudieron dejar inconsciente a Houston cuando estaba tomándose un baño. La causa oficial de la muerte podría tardar en conocerse varias semanas.

Gala de los Grammy

La cantante había reservado una habitación en ese hotel porque tenía pensado acudir a la fiesta que había organizado allí el productor musical Clive Davis hoy por la noche, un evento anual que reúne a muchas estrellas de la canción y que se celebra en la víspera de la gala de entrega de los premios Grammy.

A pesar del súbito final de la vida de Houston, el festejo en el hotel Beverly Hilton, el mismo que acoge la comida de los nominados de los Óscar y la ceremonia de los Globos de Oro, no se suspendió, aunque Davis canceló su asistencia tras lo sucedido.

La madre de la artista, Cissy Houston, dijo que había hablado con su hija minutos antes de que fuera hallada inerme en su cuarto y manifestó que no percibió nada fuera de lo normal, según TMZ.

Whitney Houston estaba intentando relanzar su carrera desde 2009 cuando sacó “I Look To You”, su primer álbum de estudio desde 2002 con el que intentaba dejar atrás a un período de silencio marcado por los abusos.

Aquel año, la cantante confesó públicamente su tormento personal en el programa de la popular presentadora de televisión Oprah Winfrey donde afirmó estar recuperada de sus adicciones de marihuana y cocaína, aunque admitió sentir la tentación de volver a consumir.

Tormentosa relación con Bobby Brown

La drogadicción de Houston se asoció con su complicado matrimonio con el también cantante Bobby Brown, con quien se casó en 1992, en el momento cumbre de su carrera, tuvo una hija, Bobbi Kristina, y de quien se divorció en 2007.

Ante las preguntas de Winfrey, Houston calificó su relación con Brown de “emocionalmente abusiva” y su separación se produjo entre acusaciones de violencia doméstica.

Fuentes de la revista People indicaron que Brown no podía dejar de llorar al enterarse del fallecimiento de Houston, aunque tenía pensado actuar en un concierto en Memphis, algo a lo que se había comprometido.

El adiós de esta diva de la música puso una triste nota final a una trayectoria profesional que comenzó en 1985 con un primer LP homónimo con el obtuvo 40 discos de oro y la catapultó a la fama, un estatus que incrementaría en los años siguientes con “Whitney” y después su mayor triunfo, la banda sonora de “The Bodyguard”.

Su nombre fue recogido en el Libro Guinness de los Récords como el de la artista femenina más exitosa de todos los tiempos por haber vendido más de 140 millones de copias de sus álbumes.

A pesar de sus esfuerzos por rehabilitarse en los últimos tres años, Houston nunca recuperó la voz que la hizo brillar y su gira mundial en 2010 para presentar “I Look To You” fue un desastre.

Incapaz de llegar a los agudos que la hicieron famosa, manifestó problemas de respiración, pospuso conciertos e incluso fue ingresada en París por unas “alergias”.

La crítica calificó sus interpretaciones de “horrendas” y sus fans terminaron por abuchearla.

En mayo de 2011 volvió a someterse a un tratamiento de desintoxicación y durante estos los últimos días se la vio en varias fiestas e incluso fue fotografiada en aparente mal estado saliendo de un bar en Hollywood.

La muerte de Whitney Houston, ganadora de 6 Grammy, marcará la ceremonia de esos premios de la música que se concederán el domingo en Los Ángeles.

 

fuente: levante-emv.com

Wikipedia

A %d blogueros les gusta esto: